sábado, 3 de julio de 2010

Magia en el puerto.



Había una tranquilidad... todo estaba en silencio.
Sólo se oía el rumor del viento.
Al menos yo no percibía nada más que eso. Había magia en el ambiente.
Mar en calma.Ni un movimiento en el agua. Ni las gaviotas estropearon el momento.
Todos los barcos inmóviles, como escuchando, como yo,
la canción del viento.



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario