sábado, 3 de julio de 2010

Una típicas casas de Corrubedo, con baldositas de colores.
La primera vez que las vi me hicieron mucha gracia las casas, todas como que fueran como cuartos de baño! Pero pronto descubrí la razón: la lluvia.
Llovía tanto que no les quedaba otro remedio para evitar las humedades y las goteras que recurrir a esa curiosa solución.
Para luchar contra la adversidad todo vale.



No hay comentarios:

Publicar un comentario